uruguay30.com

Gandini planteó ideas para avance en la legislación municipal

Remuneración de los ediles

El Diputado Jorge Gandini (Partido Nacional) integró la mesa que analizó la Ley Orgánica Municipal (Ley Nº 9.515) desde la perspectiva de los partidos políticos, en una actividad organizada y convocada por la Junta Departamental de Florida que preside el Edil Guillermo Montaño.

Para Gandini este es un tema sobre el que hay que reflexionar y trabajar. «La Ley Orgánica Municipal tiene 82 años y no está en debate aunque ha tenido cantidad de modificaciones. Es tan estable que nadie la cuestiona, pero es bueno que empecemos a reflexionar y ponerla en la agenda. Se han introducido reformas que la han ido modificando parcialmente, han ido llenando vacíos y actualizando aspectos concretos.»

Gandini considera que esta ley promulgada en 1935, es una especie de ley marco que «sigue siendo la norma referente en cuanto a la definición del relacionamiento entre los órganos y sus competencias. Aunque lo central lo fija la Constitución, la ley sigue siendo una especie de reglamento. Pero han habido una serie de leyes particulares que han ido abordando el tema. Por ejemplo, la ley que refiere al tránsito, a la patente única, al alumbrado público, o normas que fueron aunando criterios en materia bromatológica.»

Dos hitos importantes

A su juicio, existe un antes y un después con la reforma constitucional de 1996, que establece una distribución diferente de los recursos. «Nos dejó un debate político que nos deja a su vez un debate por el poder. Esta reforma tuvo como centro visible la reforma electoral: candidato único por partido, separación de elecciones nacionales de las departamentales en el tiempo.»

El otro acontecimiento importante es la aprobación de la ley de descentralización y participación ciudadana. «Esta es otra ley que genera un antes y un después», estableció Gandini. «La Constitución establecía que había que separar la materia municipal de la departamental haciendo referencia a las intendencias y a las juntas departamentales. Abre el camino para que se creen estos ámbitos de mayor participación ciudadana y mayor descentralización, y pone un nuevo tema político sobre la mesa: la misma atención que existe entre la centralidad capitalina y los departamentos del interior, se traslada entre la capital departamental y los municipios porque es un debate sobre el poder, el que tiene la plata tiene las riendas. La descentralización implica ceder poder, porque se ceden atribuciones y centros de decisión, y también se ceden recursos», indicó.

Esta ley creó nuevos espacios de decisión política: los municipios. Para Gandini esto generó cierta tensión, «en cuanto a cuales son y hasta donde llegan las atribuciones de los municipios en relación a los gobiernos departamentales. Está en tensión sobre con que recursos se hace. Está en tensión cuando el gobierno departamental es de un signo político y el municipal de otro; pero también está en tensión cuando es del mismo partido, porque a veces se está jugando la candidatura a la Intendencia.» Agregó que esta tensión política «es natural y legítima. Este es un tema propio de este tiempo. Por eso es un fenómeno completamente nuevo.»

Mencionó que la institucionalización del Congreso de Intendentes es otro avance que también es producto de la reforma constitucional de 1996. Y que «también hay algunas reformas interesantes, por ejemplo la facultad de usar nuevos instrumentos financieros como los fideicomisos. Es un modelo nuevo de gestión de los recursos públicos que le permite a las intendencias acceder, con mayorías especiales, a recursos que después van a pagar futuras administraciones. Esta herramienta no existía, así como no existía la posibilidad de constituir empresas mixtas o asociaciones con privados. Como no existía la posibilidad de gestionar carteras de deudores. Hay nuevas modalidades que le permiten usar mayores instrumentos de tipo financiero a las intendencias para mejorar su gestión», explicó el legislador nacionalista.

Aspectos que aún están relegados

Si bien Gandini enumeró los avances normativos, también señaló que «hay muchas cosas pendientes, hay aspectos que han quedado relegados. Ha quedado relegada la institucionalización del Congreso de Ediles, que actualmente funciona como una ONG, el espacio que le encontraron para poder existir en la legalidad pero sin reconocimiento de tipo político. Esto es un dato de la realidad. Existe y opera formalmente como una ONG y políticamente como un grupo de presión.»

También puso el ejemplo de la Junta Nacional de Alcaldes, que existe, pero dentro del Congreso de Intendentes «con una institucionalidad media extraña.»

Gandini enumeró otros aspectos relegados más puntuales que habría que mirar en una nueva actualización de la legislación. «Por ejemplo, aspectos que dan lugar a conflictos, los plazos para el llamado a sala a los intendentes, el artículo 285 de la Constitución lo establece, pero no establece el plazo. O el tope para las multas, la normativa establece que una intendencia puede poner hasta 300 UR de multa. Habría que crear un mecanismo de actualización de la moneda o establecer otra norma. O cuando prescriben las deudas tributarias, no hay una norma que obligue y establezca claramente. Para Montevideo las deudas tributarias prescriben a los 20 años porque aplica su propio digesto, en cambio si se aplica el Código Tributario prescribiría a los 10 años. Como no hay una norma general esto genera conflicto», detalló.

«Las fuentes de recursos están definidas en la Constitución, pero han ido surgiendo otras, algunas de tipo municipal. Y eso obliga a pensar en armonizar algunas cosas», indicó.

Remuneración de los ediles, un tema de largo debate

Gandini subrayó que hay un tema pendiente de largo debate que es la remuneración de los ediles. «Es un tema complicado. No resiste el sentido común. En este país ya nadie puede trabajar gratis. Los ediles han aumentado notoriamente su tarea porque ha crecido la tarea de los gobiernos departamentales; ha crecido en tanto manejan más recursos y manejan cada vez más servicios públicos.»

Agregó que «las intendencias han ido tomando mayor volumen de estructura para la gestión y la tarea de control encomendada a la Junta Departamental está reservada a personas que no cobran por esa tarea. No parece ni equilibrado, ni lógico, ni saludable para el propio sistema. Además, las juntas departamentales ahora tienen que controlar a los municipios, así está establecido, es el órgano que puede interpelar a un Alcalde.»

Y todas estas responsabilidades lo debe controlar «un sistema que, al final, o es para los que tienen dinero, o para los que mantienen y sostienen los aparatos políticos, o es para los que mantienen el Estado por pases en comisión a otro lado», advirtió Gandini.

«No puede estar en debate que no se pague para trabajar. Es un tema pendiente difícil de abordar porque al final se buscan los atajos, esta todo mal. Este es un tema pendiente, que no es ajeno a otro pendiente: la jerarquización de la función del edil y de las juntas departamentales. Uno va de la mano del otro», afirmó.

¿Que habría que hacer?

El Diputado Gandini sostuvo que hay que trabajar sobre dos ideas. «La primera es la necesidad de hacer un texto ordenado municipal o departamental. Hay una dispersión enorme legislativa que sigue teniendo como ley marco la Ley Orgánica Municipal de 1935, pero que por otras leyes particulares y específicas y algunas generales, como Rendiciones de Cuentas y Presupuesto, van abordando puntualmente los temas para ir resolviendo y se van logrando cosas. Se ha ido llenando de leyes que van tapando huecos. Un texto ordenado es una especie de código o de ajuste de toda la legislación que, además de ordenar, deja en evidencia contradicciones y vacíos, y muestra sobre qué puntos hay que trabajar.»

Señaló que también hay que trabajar en «algunas modificaciones que actualice la Ley Orgánica Municipal, concibiéndola como una ley marco.»

Para Gandini este «es un desafío que tiene el sistema en general, pero las juntas departamentales en particular son las que tienen que movilizar el tema. Si bien las leyes las hace el Parlamento, pero el animador, la sociedad representada, la voz de los vecinos está en las juntas departamentales», concluyó.

Déjenos su comentario

error: Por contenido: contacte al administrador -> + 598 99 708 138
×

Powered by WhatsApp Chat

× Comuníquese con nosotros