uruguay30.com

Corriente Sindical Clasista y el por qué de los paros

POLITICA UR30 – Manifestó posición

La Corriente Sindical Clasista se manifestó públicamente en las últimas horas respecto al por qué de los paros frente a decretos de esencialidad del Gobierno Nacional.

Textualmente expresan:

La sistemática y cada vez más recurrente utilización del decreto de esencialidad por parte de los gobiernos del Frente Amplio, para cortar de cuajo los conflictos sindicales, ha puesto al Movimiento Sindical, PIT-CNT, en una encrucijada. En estos últimos 12 años se aplicaron 15 veces los servicios esenciales y se amenazó con su aplicación otro tanto.

Este año fue el año con más decretazos, van tres: contra Meteorología, distribución de combustible y ASSE, obligando a trabajar a miles de compañeros. Además, en todos los casos en los que el gobierno aplicó el decreto de esencialidad, fue injustificado y sin siquiera cumplir los criterios de la misma Ley, pues en ningún caso se puso en riesgo la integridad o salud de persona alguna. En la mayoría de los casos las medidas de paralización se daban en sectores que no pueden ser catalogados de “esenciales” pues su paralización no puso en riesgo la salud o la vida humana, por ej.: MTOP, ANEP, combustible. Y en los casos donde el funcionamiento de servicios sí son vitales, el Movimiento Sindical ha sabido, como es su tradición, autorregular sus medidas para no dañar al pueblo, del que es parte y en mayoría. Por ejemplo, en la salud, un caso de aplicación del decreto este año, allí las guardias gremiales se cumplieron, no hubo casos de omisión de asistencia o de corte del servicio en actividades vitales. Pero esto no importó y el gobierno con “decretazo fácil” aplicó la esencialidad, facilitado por fuertes campañas de alarma pública de la prensa burguesa, siempre solícita para golpear a los trabajadores organizados.

Aquí merece una mención destacada el Ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, quien luego de hacer carrera como representante de los trabajadores en el BPS, dirigió la Seguridad Social del país garantizando el lucro de las AFAP, y ahora es un “elocuente” defensor del decreto pachequista y un disciplinado ejecutor de la represión legal a la lucha sindical cada vez que firma uno de los decretos de esencialidad. ¿Por qué el gobierno recurre constantemente a esta medida antisindical? El gobierno no recurre a los decretos de esencialidad como “último recurso”, más bien lo contrario, los aplica con gran soltura, pues esta medida es un fiel reflejo de su posición en la lucha de clases. Estos gobiernos, más allá de su máscara de “aliados”, han continuado en lo esencial en la senda de la derecha tradicional, gobiernan para los terratenientes, la gran burguesía, la banca y al servicio de las potencias imperialistas.

Inevitablemente, frente al desarrollo de los conflictos obreros, responden confrontándolos abiertamente, más aún en momentos en que los coletazos de la crisis económica internacional se hicieron sentir a nivel regional y local, agudizando el grado de conflictividad. Es la misma máscara de “amigo” o “izquierda” lo que fomenta la utilización de un forma de represión tan reaccionaria como la esencialidad, por dos aspectos. Uno es la intención de mostrar a las clases dominantes y al imperialismo que estos gobiernos oportunistas son plenamente capaces de reprimir y contener la lucha del Movimiento Obrero, golpeando su derecho más básico, la libertad de paralizar actividades, de negarse a vender su fuerza de trabajo, a hacer huelga, así sea por un día; desarticulando y “domesticando” así al Movimiento Sindical, antes de que la lucha misma tome proporciones. Esto a su vez habilita a las patronales a tomar medidas igualmente reaccionarias.

El otro aspecto es la complicidad de la mayoría oportunista en las direcciones del Movimiento Sindical, que inculca sistemáticamente el miedo a las consecuencias de las medidas sindicales entre los trabajadores organizados. Cuando los trabajadores descartan su catequesis de “negociación colectiva” y conciliación y se disponen a la lucha, los oportunistas invisibilizan, critican y/o aíslan los conflictos, llegando incluso a utilizar la unidad sindical como herramienta para cuestionar o disciplinar las bases que están en lucha. El caso de la negativa de estas direcciones oportunistas a tomar medidas de conjunto de la clase contra los decretos de esencialidad es sintomático; cuanto más necesita un destacamento de trabajadores organizados, la solidaridad combativa de su clase, es cuanto más solo lo dejan. Esto se comprueba plenamente al recordar el ejemplo de la huelga de los sindicatos de la educación en 2015, único ejemplo hasta el momento de una derrota de la esencialidad. La huelga de trabajadores de la educación no se doblegó con el decreto de esencialidad, al contrario, las bases sindicales se decidieron en masa a desacatarlo, contaron con el respaldo masivo de estudiantes y pueblo, que se movilizó ampliamente e impidió la aplicación del decreto. Para derrotar la esencialidad se necesita una respuesta solidaria y unificada del Movimiento Sindical, apostando a movilizar a todo el campo popular. Es exactamente esto lo que intentan evitar los oportunistas en la dirección del PIT-CNT, pues esta repuesta se contradice abiertamente con la defensa explícita que hacen de “su” gobierno. Es por esto mismo que intentan evitar que la próxima Mesa Representativa Nacional del PIT-CNT discuta siquiera la propuesta de realizar automáticamente un paro de 24 hs ante cada decreto de esencialidad. Esta medida implicaría unificar a todo el Movimiento Sindical en una jornada de solidaridad y lucha, que abiertamente castigaría al gobierno que decreta la esencialidad; además de paralizar el país, provocándole pérdidas económicas a las clases dominantes.

Toda la dirección oportunista del PIT-CNT se unificó en la maniobra para quitar del orden del día de la MRN del próximo 15/9 este punto, violentando la resolución de la MRN anterior, que convocaba a la próxima instancia con la propuesta de resolver la implementación automática de un paro de 24 hs ante cada decreto de esencialidad. Su argumento es que el tema no puede ser debatido pues los Estatutos marcan un proceso de debate y reflexión para decidir cada paro, el cual lleva como mínimo 15 días. En realidad su temor es dar el debate, explicitar su alineamiento con el gobierno al no combatir las aplicaciones concretas de la esencialidad; es por ello que su única excusa es formal, sin análisis del momento actual, simplemente no se puede ni discutir una medida de movilización automática.

El clasismo por su parte no debe resignar este debate, debe darlo a fondo en la MRN y a todo nivel en los sindicatos; este debate sobre el accionar frente a la esencialidad divide aguas entre los defensores de este gobierno antiobrero y quienes tenemos decisión para enfrentarlo pues partimos de la independencia de clase. El argumento formal para evitar el debate, el artículo 11 del Estatuto de la vieja CNT, que establece el proceso de dos MRN para resolver un paro, no es válido. El mismo Estatuto en el artículo 12 establece: “En caso de ataques graves a las libertades públicas y sindicales la Mesa Representativa podrá decretar medidas de lucha inmediatas. Se entenderá por ataques graves a las libertades públicas y sindicales a los efectos de esta disposición, la clausura de locales sindicales, la prohibición de realizar asambleas, la detención, confinamiento o deportación de dirigentes o las Medidas Prontas de Seguridad aplicadas en cualquier forma contra el movimiento obrero.” La esencialidad es en sí misma un ataque a las libertades sindicales, pues vulnera el derecho a la huelga. Si el cierre de un local sindical es causa para un paro general, cuanto más lo es la imposibilidad de ejercer el derecho a parar de un sindicato.

Además, ha de tenerse en cuenta que este Estatuto es previo a la legislación de esencialidad en tiempos del pachecato, de haber existido la esencialidad, sin dudas se hubiese establecido como causal de una paralización automática. Es este artículo el que habilitó la convocatoria inmediata por parte de las bases de la CNT a la heroica Huelga General contra la dictadura militar-fascista. También se debe tener en cuenta que la propuesta de paralización automática frente a la esencialidad fue presentada por la UFC al pasado Congreso del PIT-CNT y allí se encomendó a la MRN que definiera sobre este punto, por tanto se estaría en falta frente al Congreso de no tratarse el tema. No hay argumento válido para evitar resolver en el PIT-CNT un paro automático de 24 hs en respuesta a la esencialidad, solo hay complicidad con el gobierno anti-obrero y temor al debate abierto y franco. Frente a tanta claudicación, el clasismo debe asumir un papel decidido impidiendo se cajonee el debate y confrontando a los oportunistas para impedir que estos sigan atando de pies y manos al Movimiento Obrero

Déjenos su comentario

error: Por contenido: contacte al administrador -> + 598 99 708 138
× Comuníquese con nosotros