uruguay30.com

Larrañaga sobre “Ley Trans”

“Un placebo simbólico”

Durante el tratamiento del denominado proyecto de “Ley Trans”, el líder de Alianza Nacional y el Movimiento Juntos, senador Jorge Larrañaga, señaló:

“No voy a acompañar este proyecto. Si tratara de derechos y libertades, como lo hicimos en su momento votando el matrimonio igualitario, quizás podríamos transitar por otra línea. Aclaro que respeto profundamente a quienes consideran que esta ley sí reconoce derechos y libertades que hoy no existen. Nosotros con toda franqueza, creemos que no lo hace. Por eso no lo acompañamos.
Los ciudadanos uruguayos son libres e iguales, no por una ley. Somos libres e iguales por la Constitución Nacional”.

“Sí comprendemos a quienes han sido víctimas de la discriminación, -por supuesto, eso duele a la conciencia cívica moral de una nación, del irrespeto, de la violencia, y de la incomprensión de la sociedad-.Comprendemos y respetamos estos sentimientos, el respeto por el otro, el aceptar al otro es el desafío más importante que tiene cualquier sociedad y es lo que genera una verdadera comunidad”.

“No hay comunidades por el impulso obligatorio de la ley. El desafío cultural de este tiempo es integrarnos, respetarnos y no entrar en un camino de confrontación que cada vez se va a tornar más violento en la dialéctica, en el blanco y negro, en la sociedad dividida y no en la sociedad del respeto”.

“Tengo a sensación luego de haber escuchado este debate, que ninguna de las disposiciones aquí proyectadas se apartan de lo ya postulado por la Constitución y los derechos que ella consagra. No se innova. No se puede discriminar, no se puede tratar desigualmente, no se puede prohibir el acceso a la vivienda o al trabajo a nadie por su condición…no se puede negar el derecho a la identidad a nadie, entonces, lo que esta ley pretende consagrar, a mi juicio, ya está amparado. Aquí no se logra ser justos, porque para ser justos no se precisa ley. Son tiempos en donde se pretenden correcciones políticas, discursos que acomodan el cuerpo, tiempos de navegar a favor de corrientes presuntamente legítimas y válidas”.

“Lo cómodo para nosotros sería votar y no exponernos al escrutinio de quienes se consideran dueños exclusivos de los derechos, de quienes se autoatribuyen el rol de asignar lo moralmente correcto, de aleccionar al resto. De estar en la trinchera del bien, en contra de la trinchera del mal. No lo vamos a hacer. Porque este es un tema demasiado sensible para el humanismo de una democracia, donde todos tenemos que respetarnos”.

“Considero que este proyecto no ayuda a quienes se dice son los beneficiarios. Estamos ante un placebo simbólico, que sirve de maquillaje para diluir otros temas centrales en la vida del país. Y en ese esquema se generan ¨acciones afirmativas¨, acciones de ¨discriminación positiva¨ que van perforando el sistema de protección de carácter universal e igualitario del Uruguay. El artículo 8 y el 9 de la Constitución, de nuestro contrato político como sociedad, marcan un esquema de protección universal, tiene que tener la justa ponderación para cambiarlo. No podemos transitar de discriminación positiva en discriminación positiva, porque la idea de nuestro sistema es que todos, todos los uruguayos, seamos iguales. Y si hay sectores de la población que necesitan compensaciones, esas compensaciones tienen que tener un horizonte de cumplimiento.Porque si lo que estamos haciendo es restablecer el principio político de igualdad, y, -como ha habido situaciones de inequidad y de injusticia, hay que compensar-, bien, la idea debe ser resolver ese asunto, volvernos -como debe ser-, una sociedad justa e integrada. Y por tanto no puede ser que de antemano aseguremos soluciones de manera indeterminada, con cuotas permanentes…porque si es así, estamos reconociendo que la situación seguirá sin resolverse culturalmente, que seguiremos siendo una sociedad que no integra”.

“Las políticas de ¨afirmación positiva¨, tienen que ser excepcionales y acotadas en el tiempo. Si son permanentes pueden terminar generando injusticias. Si de verdad interesaran los derechos, se haría que los uruguayos tengan la seguridad que merecen, que los uruguayos trans y no trans, tengan un acceso a la vivienda que hoy no tienen, que los uruguayos trans y no trans tengan el acceso a una salud donde no haya que esperar 4 o 5 meses para tener hora con un especialista, que los uruguayos trans y no trans tengan trabajo, que los uruguayos trans y no trans tengan una educación de primera”.

“Entonces, tengo que expresar que tenemos obligación con un colectivo que tenemos que defender, cuidar, y proteger, ese colectivo es el de todos los uruguayos, se llama pueblo uruguayo. El país es uno solo, no puede haber fragmentos de soluciones. Con estos proyectos, se genera en el papel igualdades formales, y no la igualdad material, que es lo que necesitamos en el país, uruguayos iguales e integrados. Por eso no voy a votar este proyecto”, finalizó

error: Por contenido: contacte al administrador -> + 598 99 708 138
× Comuníquese con nosotros