uruguay30.com

Reisch expresó su malestar por desabastecimiento de combustible

«País paralizado»

La diputada colorada Nibia Reisch (P. Colorado – CIUDADANOS COLONIENSES – Talvi) expresó su malestar por el desabastecimiento de combustible que durante cuatro días obstaculizó el normal desenvolvimiento de gran parte del país.

“Sin dudas el Gobierno tuvo una reacción tardía, a destiempo, lo cual perjudicó enormemente a los ciudadanos. El sector agropecuario se vio inmovilizado en plena zafra, y, una vez más, quienes más perjudicados resultaron fueron los pequeños y medianos productores, que cuentan con depósitos de combustible de respaldo no muy grandes. Nótese que durante los momentos de zafra, con las cosechadoras trabajando intensivamente durante todo el día, los productores consumen cientos de litros de combustible diarios”, sostuvo.

“No se puede perder de vista que Uruguay es un país fundamentalmente agropecuario, agroindustrial, agroexportador. El agro es el motor de nuestra economía y de él se nutren todos los demás sectores, y esas medidas, alentadas por la demora de un gobierno demasiado lento para reaccionar, llevaron a entorpecer durante días no sólo a ese sector, sino también al transporte, el turismo, la industria, el comercio y muchos sectores más, ya de por sí lo suficientemente sofocados por obligaciones, impuestos y tasas elevadísimos que no se acompañan con salarios ni pasividades”, aseguró.
“En definitiva, con esta situación nos perjudicamos todos”, reflexionó.

“Este no es el país de primera que prometió el Frente Amplio. Estamos muy lejos de eso. Hoy estamos en un país donde los sindicatos tienen más poder que el propio Gobierno, y prueba de ello es que cuando el Poder Ejecutivo elaboró el Presupuesto y la Rendición de Cuentas, antes de entregársela a sus propios legisladores, se los dio al PIT-CNT para que éste diera su opinión”, afirmó.

La génesis del desabastecimiento de combustible comenzó el pasado jueves 6 de diciembre cuando se cumplió un paro de actividades por 24 horas en respuesta a un accidente laboral en la planta de combustible de ANCAP en La Tablada, medida adoptada por la Unión de Transportistas de Carga de Combustibles (UTC).
Tras esa paralización ANCAP anunció que el viernes abriría La Tablada con normalidad, e incluso con horario extendido. Ese día se firmó un acuerdo en el que se establecía que los sindicatos enviarían sus reivindicaciones al Ministerio de Trabajo, y ANCAP se comprometió a que todas las plantas de distribución estarían abiertas el sábado 8. Pero la realidad fue distinta.

El sábado el presidente del sindicato de los funcionarios del organismo, FANCAP, informó que sólo se habían cargado 4 camiones para abastecer 6 departamentos. Las medidas gremiales provocaron desabastecimiento en las estaciones de servicio y, a su vez, un aumento de la demanda por parte de la ciudadanía. Ello determinó que el lunes el Poder Ejecutivo resolviera declarar, a partir de la fecha, “servicios esenciales a cargo de ANCAP, el suministro, transporte y entrega de combustibles y productos derivados en todo el país, así como los servicios de apoyo, conexos o complementarios, públicos o privados imprescindibles para el cumplimiento de dichas actividades».

Al respecto, Reisch expresó que “lo que es incomprensible es que el Gobierno esperara hasta el lunes para declarar la esencialidad, porque mientras tanto el país estuvo paralizado”.

“Indecisiones y demoras como estas no pueden volver a darse ya que le hacen mal, mucho mal, al país, y por ende a sus ciudadanos y a toda su producción. Debe accionarse más tempranamente, cada vez que sea necesario. Está claro que para recuperar el país que supimos tener, sin duda tenemos que cambiar de rumbo, y el año que viene será clave para ello”, concluyó la legisladora colorada.

error: Por contenido: contacte al administrador -> + 598 99 708 138