uruguay30.com

FA proclamó su fórmula presidencial

«Proyecto y camino»

Este sábado 17 de agosto, se llevó a cabo la Convención Nacional del Frente Amplio en la que se proclamó la fórmula presidencial Daniel Martínez-Graciela Villar.

En su discurso Graciela Villar comenzó recordando al General Líber Seregni, “ese uruguayo que ha hecho de este Frente Amplio una gran comunidad de valores”. Reconoció que se trató de un día “particularmente muy emocionante” “porque muchas veces me ha tocado estar presente sentada allí donde están ustedes hoy”.

Villar contó que viene “de la política del hacer” y que eso “significa conocer los problemas de la gente y construir políticas que ayuden a transformar esas realidades” y llamó a “poner en valor esa política del hacer” en tanto “la política no es solo relato para transformar la realidad, primero hay que conocerla, sentirla, vivirla, plantarse frente a los problemas y buscar pacientemente las soluciones y generar los consensos que permitan transformar esas realidades”, “¿Y saben qué? Vale la pena jugarse por el otro” sentenció. Dijo que “El seregnismo es una manera de enfrentar los problemas, a partir del diálogo y la búsqueda de consensos y de poner las necesidades del país por encima de nuestras diferencias” “El último domingo de octubre, los uruguayos y las uruguayas vamos a elegir entre el país de las certezas y el de las incertidumbres” “ese día, no podemos permitirnos un retroceso histórico, porque eso supone volver a empezar de cero”. “El país de las certezas, es el del rumbo claro. Nuestro proyecto progresista tiene un objetivo de base que es la equidad, la justicia social y el derecho de todas y todos a una sociedad del buen vivir, que iguale en el punto de partida y no deje a nadie por el camino” sentenció. Mencionó algunos de los logros de estos 15 años de gobierno y recordó que “recibimos en 2005 un país con una economía en ruinas, con la pobreza alcanzando el 40%” y que hoy está por debajo del 10%. Las “certezas fueron impulsadas por el gobierno del Frente Amplio, pero no son del Frente Amplio: son de todos los compatriotas. Son certezas hoy, porque los uruguayos las hicieron posibles” indicó.

Y dedicó parte de su discurso a los jóvenes, “no puedo dejar pasar esta oportunidad para hablarle a nuestros jóvenes. A quienes se comprometen con la equidad de género, a quienes empujan una agenda de derechos que tenemos que seguir ampliando y fortaleciendo”. “A ustedes les digo: su tiempo es hoy. No son el futuro, son el presente”. “Ustedes ya lideran espacios de movilización colectiva que son formas distintas de hacer políticas: causas medioambientales, movimientos estudiantiles, feminismo, agenda de derechos y tantas otras causas que son imprescindibles para la democracia”. Llamó a confiar en los jóvenes, “en su espíritu crítico, en sus sensibilidades y en sus inteligencias”. Continuó diciendo que “hemos construido un país donde vale la pena vivir”, “Un país que crece con inclusión social” y que “los progresistas, no queremos que nadie quede al margen, que nadie quede afuera”.

“¡Queremos una sociedad más solidaria, más justas, más igualitaria! Una sociedad del buen vivir que nos incluya a todos y todas” enfatizó. Villar dijo que “nuestra causa se defiende con pasión, con compromiso, pero desterrando el odio por el que piensa diferente” y convocó a los presentes a “seguir construyendo este proyecto, con alegría, con amor, renovando nuestros sueños y sin perder jamás la esperanza” porque “no queremos perder todo lo que hemos logrado en estos 15 años”. “Créanme que vale la pena. Vale la pena hacer algo por los demás”. “Vale la pena jugarse entero por aquello en lo que creemos” “La causa progresista no termina nunca. No hay nada más hermoso que la solidaridad porque eso significa que nada de lo humano nos es ajeno” sentenció. “Tenemos que llevar nuestro mensaje a todos los rincones del país”, “Por nuestra historia, por lo que hemos logrado, por el futuro que nos espera. Por todo eso, compañeras y compañeros, ¡Vamos por más, vamos a no perder lo hecho, vamos a hacerlo mejor!” finalizó entre aplausos.

Luego el candidato a Presidente de la República, Daniel Martínez, que comenzó su discurso agradeciendo por la confianza depositada en Graciela y en él para integrar la fórmula de nuestro Frente Amplio. Dedicó palabras a su compañera de fórmula dentro de las que destacó su militancia comprometida de todas las épocas y su fiel compromiso con las causas de los más humildes. Asimismo, recordó a “todos los compañeros y compañeras que nos han permitido llegar hasta aquí”, resaltando la figura del general Seregni en particular y de “los tres grandes líderes de nuestra historia reciente; los compañeros Danilo Astori, Pepe Mujica y Tabaré Vázquez”, y trajo a la memoria a quien definió como uno sus principales referentes, “tanto por sus ideas como por sus profundos principios éticos, “el querido Pepe D´Elía”.

Sostuvo que “la oposición lleva 14 años intentando instalar la idea de que está todo mal”. “Sin duda tenemos muchas cosas para corregir” reconoció, “pero buscar imponer la idea del desastre es simplemente construir una realidad paralela con un único objetivo: intentar impedir una nueva victoria del Frente Amplio” para restaurar “las prácticas conservadoras que se aplicaban antes de nuestros gobiernos” Luego, mencionó la reducción de la pobreza a la cuarta parte, prácticamente la eliminación de la indigencia, la multiplicación por 7 del salario mínimo y el aumento en 58% del salario por encima de la inflación. “Hoy, gracias a nuestros gobiernos, vivimos en el país con mejores salarios, con menos pobreza y el más igualitario de toda América Latina. ¿Este es un país en crisis?”, preguntó, mientras se escuchaba un rotundo “NO” del público presente.

Habló también de la situación global y regional, y sostuvo que “el Frente Amplio ha demostrado que sabe conducir el país no sólo con condiciones externas favorables sino también cuando son muy adversas” y cuestionó si los partidos de la oposición pueden decir lo mismo. “¿Cuál ha sido su experiencia en los tiempos turbulentos? ¿En qué estado dejaron al país durante la crisis del 2002? ¿Qué está pasando hoy en día con los países vecinos conducidos por gobiernos conservadores?” se preguntó.

Mencionó el déficit que tiene el país, pero también destacó que “hoy tenemos un sistema financiero sólido, reservas históricamente altas, una deuda neta que está totalmente bajo control”. Recordó que Uruguay recuperó el grado inversor que perdieron los partidos que hoy están en la oposición, que en este último trimestre ha vuelto a subir la inversión extranjera directa y que UPM está realizando la mayor inversión de la historia del Uruguay, para subrayar que “el modelo económico del Frente Amplio genera credibilidad”. También se ocupó de la agenda de derechos. Se preguntó si “¿Queremos perder el matrimonio igualitario, que a las trabajadoras domésticas se les reconozca sus derechos laborales, que los trabajadores rurales puedan cobrar horas extras? ¿Queremos que las mujeres vuelvan a abortar en la clandestinidad poniendo en riesgo sus vidas?”

“Estamos en un cruce de caminos. ¿Vamos a dar marcha atrás en todos estos avances?” cuestionó.

Asimismo, dejó claras las diferencias con el resto de los candidatos. “Mientras ellos siguen afirmando que el mercado es quien mejor asigna los recursos, nosotros demostramos por la vía de los hechos que el fuerte liderazgo estatal es fundamental para garantizar el desarrollo, el acceso a los servicios y los derechos de las minorías. (…) Mientras ellos siguen teniendo como objetivo central achicar y maniatar al Estado, nosotros decimos fuerte y claro que un Estado débil sólo favorece a los más poderosos. ¡Estado eficiente, sí!! ¡Estado ausente, no!!” enfatizó, mientras retumbaban los aplausos de frenteamplistas que alzaban sus banderas.  

“Mientras que ellos siguen cuestionando los consejos salariales, nosotros demostramos que son la herramienta para lograr el crecimiento de los salarios. Mientras que para ellos el objetivo central es el crecimiento de la economía, para nosotros desarrollo es crecer, pero sin que nadie quede por el camino.” De esta forma aseguró que lo que está crisis no es el modelo del Frente Amplio. “Lo que está en crisis es el modelo que abrazó y sigue abrazando la oposición, que llevó a la pobreza, a la desigualdad y al descalabro económico que vivió nuestro país en el 2002. El mismo que hoy vemos en Argentina.” “Si hay algo que se parece a la Argentina de hoy, es el Uruguay del 2002. Al que tenga dudas, lo invito a que compare los datos objetivos y se va terminar de convencer. ¡Hay que respetar la inteligencia del pueblo uruguayo!” aseguró.

Fue un día de fiesta en la que no faltaron los abrazos, los compromisos hacia futuro convencidos/as del camino recorrido, pero mucho más aún, del que nos queda por recorrer. Seguros, hoy más que nunca, de la importancia de no perder lo bueno y hacerlo mejor.

“Tenemos un proyecto, tenemos un camino, tenemos propuestas y tenemos una fórmula que está dispuesta a dejar todo para seguir avanzando con los cambios”, enfatizó Martínez.

(Fuente: frenteamplio.uy)

error: Por contenido: contacte al administrador -> + 598 99 708 138