uruguay30.com

Mieres: los puntos de un Ministerio

Lineamientos

El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Pablo Mieres, asumió su cargo como titular de la cartera, el lunes 2 de marzo.
Del mismo modo lo hicieron el subsecretario del MTSS, Mario Arizti; la directora General de Secretaría, Valentina Arlegui; y todos los directores nacionales.

De esta manera Mieres presentó los lineamientos principales del Ministerio a su cargo: “hoy nos toca asumir esta enorme responsabilidad que consiste en hacernos cargo, nada menos que, de la política de empleo, de relaciones laborales y de la seguridad social de este gobierno que se inicia.

Todos temas de enorme gravitación para la vida concreta y cotidiana de todos los uruguayos de todas las edades, condición social y económica. Por lo tanto, asumimos con una enorme conciencia de nuestra responsabilidad y también convencidos de que podemos contribuir a mejorar las condiciones de vida de nuestros compatriotas.

Al asumir esta responsabilidad es tiempo, como corresponde, de agradecer.

Agradecer al Presidente de la República, Luis Lacalle Pou, por haber depositado su confianza en mi persona para encargarme de un área muy relevante del nuevo Gobierno. Gracias a Luis por su confianza que vamos a corresponder con toda nuestra energía y trabajo.

Agradecer a mi partido que ha demostrado, a lo largo de sus 17 años de historia, su inalterable convicción sobre la importancia de la solidaridad, de la construcción de una sociedad más justa, más próspera y más equitativa. Gracias al Partido Independiente por mantener la bandera firme de los valores y principios políticos y por haberme hecho el honor de depositar en mí su representación durante tantos años.

Agradecer particularmente y con especial emoción, a mi familia. A Rossana y a mis hijos que han sido siempre un respaldo permanente e incondicional a nuestra actividad y compromiso político. Aun sabiendo que este ha implicado e implica sacrificar tiempo a la vida familiar. El más profundo amor,

y a mis queridos amigos, compañeros de la vida, de sueños y desvelos.

Y agradecer también al equipo de trabajo con el que hoy iniciamos este camino. Confiado y seguro de que se trata de un gran equipo con la mejor disposición y voluntad para trabajar por el bien de nuestra sociedad y de los más desposeídos.

En este sentido, vale decir que, con el subsecretario, el Dr. Mario Arizti y la directora general, Dra. Valentina Arlegui, ya hemos confirmado durante el corto tiempo de la transición la existencia de una fuerte sintonía profesional y humana para llevar adelante esta tarea.

Seguramente lo mismo ocurrirá con el director de Trabajo, Dr. Federico Daverede, el director de Empleo, Lic. Daniel Pérez Seijas (con el que trabajamos juntos toda la vida), el director de Coordinación con el Interior, Andrés Prati, el director de Seguridad Social, Esc. Daniel García Zeballos, el inspector nacional de Trabajo, Dr. Tomás Tejeiro, el presidente del Inefop, Ing. Pablo Darscht y el director de Inacoop, Lic. Martín Fernández.

Permítanme unas palabras para mi equipo de trabajo más cercano, la Lic. Ana Cristina García, Matías González, Marco Testa y Martín Giorello; así como también los asesores directos, la Dra. Gloria Gari y el Dr. Gerardo Cedrola.

Comenzamos hoy una tarea que sabemos muy bien que será compleja, intensa y sin pausa. Que es un gran desafío que asumimos con entusiasmo, con energía y con convicción.

La palabra “diálogo” será nuestra consigna permanente. En el acuerdo y, con mayor razón, en el disenso.

En los momentos fáciles y en los difíciles, en los conflictos y en los entendimientos.

También será un norte el respeto y la búsqueda de incluir a todas las voces, siempre.

Obviamente, junto a esta postura y actitud inclaudicable, también estará la convicción de la necesidad de tomar decisiones y avanzar en procura del bien común.

Asumimos un cargo de gobierno para gobernar.

Para resolver y avanzar en la dirección que nuestro programa “Un compromiso con el país” definió como base y fundamento de este gobierno de coalición.

Diálogo y respeto siempre. Decisión, firmeza y resolución también para ser leales con nuestras convicciones y objetivos.


¿Qué realidad enfrentamos al comenzar esta tarea?

Heredamos una realidad muy difícil.

Si bien ha habido un aumento significativo del poder adquisitivo del salario, y de la cobertura social de los trabajadores.

Es bueno recordar que en 2019, el aumento del salario real se detuvo y tuvo una leve retracción.

En efecto, de acuerdo a los datos del INE, durante 2019 el Índice Medio de Salarios aumentó 8.57 % mientras que el IPC aumentó 8.79 % registrándose este resultado por primera vez en los últimos quince años.

Por otro lado, todos los indicadores relacionados con el empleo, el mercado de trabajo y el sistema de seguridad social muestran un deterioro importante que marca nuestro punto de partida.

La tasa de actividad, la tasa de empleo y los niveles de desocupación han sufrido un significativo deterioro, retrayéndose a indicadores de hace más de una década.

La tasa de desempleo a fines de 2019 se ubicó en 8.9 % habiendo crecido en forma continua desde 2015 hasta ahora.

La tasa de actividad y empleo están en el nivel que teníamos en 2007 o 2008, habiéndose reducido en forma continua y significativa.

Nos preocupa muy especialmente la situación del empleo juvenil. Tenemos una tasa de desocupación entre los jóvenes que es la quinta más alta de América Latina.

La tasa de empleo entre los jóvenes se ubicó en 2019 en 30.9 %, después de haber alcanzado en 2009 el 38.3 %.

La cifra actual es más baja, incluso que en 2004, y se remonta en su reducción a los tiempos de la crisis de 2002.

Los números del seguro de desempleo se ubican también en magnitudes muy preocupantes, entre 2015 y 2018 han oscilado entre 37 y 39 mil personas, valor equivalente a los observados en 2002.

Por si faltara algún indicio que aumente nuestra preocupación, nos dicen que en las últimas semanas ha aumentado el movimiento de las solicitudes de seguro de paro.

Por lo que el deterioro parece seguir avanzando.

Se calcula que ha habido una pérdida de más de 50 mil puestos de trabajo en nuestro país.

Por otro lado, a partir de 2013 se ha registrado una reducción continua de microempresas contribuyentes, pasando de 77 mil a 70 mil en 2018. Una reducción del 10 %.

A su vez, el porcentaje de puestos de trabajo muestra un aumento en su distribución en medianos y grandes emprendimientos, reduciéndose la participación de los puestos de trabajo entre las microempresas y unipersonales que bajaron del 28 % al 25 % en los últimos años.

Esto pone de manifiesto que el deterioro del empleo es mayor entre los trabajadores más débiles.

En materia de seguridad social, la realidad que heredamos es también muy preocupante.

Si bien ha habido un aumento positivo de la cobertura y de la revaluación de las pasividades, por otro lado se ha generado un significativo incremento del déficit de la seguridad social que lleva a la necesidad ineludible de realizar una reforma del sistema.

En efecto, el déficit general del sistema de seguridad social viene aumentando de manera continua en los últimos años.

El BPS pasó de gastar 5 mil millones de dólares en 2010 a 6 mil quinientos en 2015 y 6 mil novecientos en 2018.

El aumento del gasto entre 2010 y 2018 es de 1.900 millones de dólares lo que representa más de 3 puntos del PIB.

Según el informe de rendición de cuentas de 2018 “la diferencia total que existe entre las contribuciones directas de los activos y el gasto en prestaciones a los pasivos del sistema previsional público uruguayo fue aproximadamente 6.3 % del PIB de 2018”.

Por otra parte, el informe del BPS de 2017 señalaba: “Aun cuando los efectos del envejecimiento demográfico se harán sentir en su real magnitud en el largo plazo, los cambios en todos o algunos de los parámetros actuales del sistema previsional deberían ser encarados prontamente”. Esto fue señalado hace dos años y medio.

Todas son informaciones oficiales del Gobierno pasado que muestra en toda su crudeza las dificultades y urgencia de enfrentar este problema.

Por otra parte, este deterioro está vinculado con decisiones políticas que se tomaron en estos últimos años que aumentaron el deterioro.

Nos referimos a los cambios producidos en 2008 sobre la reducción de los años de cotización requeridos para alcanzar la causal jubilatoria.

Esto determinó un sustancial incremento del número de jubilaciones. En efecto, estas pasaron de un promedio anual de 15 mil entre 2000 y 2008 a 30 mil entre 2009 y 2018.

Esta decisión fue tomada en base a una información totalmente equivocada por parte de las autoridades de la época que evaluaron el impacto financiero en alrededor de la quinta o sexta parte de lo que finalmente fue.

A su vez, la modificación de la regulación del sistema de control de las licencias por razones de enfermedad determinaron que los subsidios por enfermedad se multiplicaran por 3 veces y media en los últimos cinco años con respecto a diez años atrás.

En síntesis, tenemos una situación que requiere, y esto lo han dicho dirigentes de todos los partidos, salvo muy pocas excepciones, una reforma del sistema.


¿Cuáles serán nuestras principales neas de acción?

Con respecto a las relaciones laborales, vamos a continuar trabajando en la línea de impulsar los procesos de negociación colectiva en base a la instalación de los Consejos de Salarios.

Como ya hemos dicho y reiterado, a pesar de algunas predicciones apocalípticas, los Consejos de Salarios mantendrán su vigencia en el modelo que se ha mantenido desde hace años.

Los Consejos de Salarios seguirán siendo por ramas, con los contenidos referidos a salarios y condiciones de trabajo. Apostando a los acuerdos de partes y promoviendo y desarrollando una cultura de negociación y acuerdos.

Queremos garantizar a trabajadores y empleadores, a sindicatos y cámaras empresariales, que este ministerio será ecuánime, justo y equilibrado para ser merecedor de la confianza de las partes.

Estamos convencidos, además, de que es posible desempeñar un papel de garante para ayudar a los entendimientos.

Estamos convencidos de que es posible construir ámbitos capaces de superar la lógica de contradicción de intereses y apostar a espacios en las relaciones laborales que sean movidos por una lógica de “ganar/ganar”.

En tal sentido, vamos a trabajar fuertemente para que desde el ministerio se elaboren indicadores e información confiable para las partes.

Vamos a trabajar para fortalecer la Unidad Estadística del Trabajo y la Seguridad Social para generar un banco de datos que sean decisivos para construir un diagnóstico común para trabajadores y empleadores que permita avanzar en la construcción de consensos. Muchas veces los conflictos nacen de la existencia de mapas de referencia diferentes.

Como se sabe, este año vencen los convenios colectivos para un gran número de ramas de actividad y convocaremos a las reuniones correspondientes de los Consejos de Salarios.

Al mismo tiempo, apostaremos a fortalecer el papel del Consejo Superior Tripartito, incorporando una agenda concreta.

Llevar adelante los lineamientos de un “Plan Nacional de Empleo”,

el análisis de la productividad a nivel de empresas y por ramas,

y la elaboración de criterios y protocolos para definir la flexibilidad frente a los laudos de los Consejos de Salarios evitando el impacto sobre empleadores y trabajadores más débiles.

La flexibilidad para permitir los llamados “descuelgues” es imprescindible para evitar que las empresas y los trabajadores más débiles puedan mantener su actividad y puestos de trabajo y evitar males mayores.

Al mismo tiempo, tal como afirmamos en la pasada campaña electoral, todos los partidos que integramos la coalición vamos a impulsar una normativa que determine la ilegalidad de las ocupaciones en los lugares de trabajo como medida gremial.

Esta decisión es estrictamente referida a las ocupaciones de los lugares de trabajo y no refiere en absoluto a la modificación del ejercicio del derecho de huelga.

La medida equipara a la situación de los lugares de trabajo públicos con los privados y busca proteger el derecho al trabajo de los trabajadores que no comparten la medida y de los directores de la empresa a su acceso y control del emprendimiento.

También tenemos por delante la necesidad de levantar la observación que la OIT estableció con respecto a la ley de negociación colectiva a mediados del año pasado.

Uruguay no debe estar en una lista de países que tienen observaciones en la OIT. Estamos trabajando desde ya en este tema y esperamos que, en un plazo breve, podamos levantar esas observaciones y volver a ubicar a nuestro país en el lugar que corresponde a un país que ha sido una referencia en materia laboral.

Pero el principal desafío y sobre lo que haremos los mayores esfuerzos, porque es una prioridad absoluta, es la búsqueda de revertir las tendencias al deterioro del empleo y la pérdida de puestos de trabajo en nuestro país.

Es obvio que la recuperación de puestos de trabajo y el incremento del empleo está relacionado estructuralmente con el crecimiento de la economía. Pero independientemente de esta afirmación, creemos que es posible trabajar en políticas activas de empleo para mejorar la eficiencia de nuestros esfuerzos.

En primer lugar, como ya dijimos, incluir en la agenda del Consejo Superior Tripartito, la elaboración de un Plan Nacional de Empleo.

En segundo lugar, desarrollar un gran esfuerzo prospectivo sobre las tendencias del mercado de empleo que permita afinar el diseño de la estrategia de capacitación laboral para mejorar sustancialmente la inserción laboral de los trabajadores sin empleo o en situación de precariedad.

Es indispensable tener información valiosa sobre cuáles son los roles laborales efectivamente requeridos, para no realizar una lógica de capacitar en cantidad sin tener mediciones concretas de la eficiencia de tal esfuerzo.

En este sentido, tenemos la mayor confianza en el papel que un Inefop redefinido en su capacidad, eficacia y efectividad, logre que los recursos que todos los uruguayos aportamos tengan el máximo resultado positivo.

Vamos a impulsar una auditoría de gestión y económico financiera sobre la gestión del Inefop para tener un diagnóstico preciso de la situación en que se encuentra. Lo mismo haremos con el Inacoop. Es indispensable para tener una línea de base para el trabajo inmediato.

El vínculo potente entre educación y trabajo es un insumo indispensable para que las iniciativas legislativas y de capacitación para la reinserción laboral tengan el mayor impacto posible.

Vamos a preocuparnos por las condiciones de trabajo particularmente en las situaciones de los trabajadores más débiles, garantizando el control que asegura el goce de las garantías en materia de salud laboral, seguridad y las demás dimensiones del ejercicio del trabajo.

Desde el Inacoop vamos a mantener los espacios de apoyo a las iniciativas cooperativas y de economía social, con particular énfasis en atender las exigencias de cumplimiento de las normas básicas.

Impulsando un sector de economía social que sea, simultáneamente, eficiente y valioso para la construcción de un país más justo y solidario.

Finalmente, en materia de seguridad social, como dijimos hace un rato, es imprescindible y urgente una reforma de la seguridad social.

En este sentido, se ha optado por un procedimiento amplio y participativo. Habrá un comité de expertos con representación de todas las concepciones y posturas que trabajará en la elaboración de un diagnóstico y posteriormente una propuesta que se convertirá en un proyecto de ley para su aprobación parlamentaria.

Nuestro objetivo es considerar todas las voces y opiniones y esperamos que se pueda alcanzar un proyecto que refleje una política de Estado. Porque una reforma de la seguridad social proyecta sus efectos por varias décadas, afectando varias gestiones de gobierno.

A su vez, la reforma debe avanzar con celeridad y esperamos que pueda procesarse a nivel legislativo en el correr del año próximo.

Lamentablemente, el principal motivo de la reforma vuelve a ser la sostenibilidad.

Sin embargo, esperamos que, además, pueda cumplir con algunos objetivos más de fondo.

Necesitamos una reforma que pueda aumentar la previsibilidad del sistema, puesto que un sistema no sostenible es, además, imprevisible sobre la distribución de los costos sociales.

Necesitamos, también, que esta reforma mejore la equidad del sistema.

Sería muy importante, además, que se logren mejoras significativas en materia de transparencia del sistema, para que todos los ciudadanos tengan mayor certeza sobre su situación y sus perspectivas futuras.

Se deben buscar avances que permitan resolver el viejo tema de la compatibilidad entre el trabajo y la jubilación, en la perspectiva de permitir la posibilidad de jubilaciones parciales y acercarse a la lógica psicológica y afectiva de no pasar de un día para el otro de la actividad total a la pasividad completa.

La solución también debería avanzar en soluciones que dejen de castigar a quienes se jubilan más tarde. Hoy la postergación de la jubilación no compensa las jubilaciones perdidas y aportes adicionales.

Y también creemos que la reforma debe ser una oportunidad para focalizar mejor los subsidios en los ciudadanos más necesitados.

Como se puede apreciar son muchos los desafíos y las tareas que tenemos por delante.

Termino diciendo que apostamos fuertemente a la capacidad y calidad de los trabajadores de ese ministerio.

Con ellos habrá, desde el principio, una actitud de apertura y valoración por los aportes que cada uno de ellos pueda hacer a esta gestión.

Somos de los que creemos que el éxito de una gestión es siempre una construcción colectiva. los funcionarios de este ministerio tienen un papel necesario e imprescindible en las tareas que tenemos por delante.

El diálogo que dijimos que sería un criterio inalterable en nuestra relación con todos los actores sociales en la construcción de relaciones laborales más maduras y profundas, también estará disponible con los funcionarios de este ministerio, así lo prueban las reuniones mantenidas con los sindicatos existentes.

Sólo resta por señalar que vamos a dejar toda nuestra energía y capacidad al servicio del mejor resultado para que las condiciones de vida de los trabajadores y emprendedores uruguayos sean las mejores.

Podremos equivocarnos, pero todo lo haremos con la mayor voluntad de contribuir a un país mejor.

Muchas gracias a todos por estar.”

error: Por contenido: contacte al administrador -> + 598 99 708 138
× Comuníquese con nosotros