uruguay30.com

Colonia: “Autopsia Electoral” sin peritos de parte

Escribe Anailén Nassif Gopar

Escribe: Anailén Nassif Gopar

En Consultoría Política se denomina “Autopsia Electoral” al análisis que se realiza posteriormente a una elección desglosando los factores que redundaron en ganadores/perdedores. En este caso y mirando al Departamento de Colonia, no contaremos con peritos de parte: hagamos de cuenta que un médico forense (omnisciente) mira y cuenta lo que ve, lo que vio, lo que le dice el “cadáver”.

Y SE NOS VINO LA PANDEMIA

Mientras la sociedad iniciaba las clases, arrancaba marzo con planes y proyectos, y con muchos recién llegaditos de las vacaciones, de pronto, se nos vino la pandemia. Primero pensamos que éramos inmunes, que era una “plaga” europea, después nos entró el pánico y el desconcierto y finalmente, comenzamos a navegar en aguas desconocidas, medio a oscuras y con remos cortos. ¿Ahora me hablás de política? No. Quienes estaban mirando a mayo, esperando las instancias electorales, de pronto no supieron qué hacer. La sociedad se tiró a las redes como si fuesen salvavidas y los políticos, que quisieron hacer lo mismo, sintieron la frenada. ¿Ahora me vas a hablar de política? Hubo un silencio y mucha incertidumbre.

¿Y AHORA, QUÉ DIGO?

Hubo 2 acciones contrapuestas: la sociedad empezó a congregarse en las redes sociales, entonces los políticos pensaron que sería buena idea hacer campaña allí también: rápida, masiva, económica, sin veda…pero con gente! La dirigencia, los partidos, no supieron qué mensaje dar, cómo darlo, a quién darlo. No sabían manejar la comunicación digital, porque digamos la verdad: estaba todo previsto para una comunicación Statu Quo entre seres humanos normales con vidas normales pero ¡plop! la normalidad dejó de existir.

ENREDADOS EN LAS REDES

Ante este panorama: gente sin ganas de escuchar de política, con problemas económicos, sin trabajo o en el seguro, la dirigencia viró a la acción social, al mensaje social. Y fue así que resurgió el mensaje político: ya no directo sino indirecto. “No decimos que somos de tal Lista pero hacemos, hacemos, hacemos, compartimos, reflexionamos, estamos…estamos.” Y comenzó el diálogo entre la dirigencia y la gente, nuevamente, de otra manera, con otros códigos, pero política al fin.

CANDIADTOS A INTENDENTE ¿HAY?

Las ofertas departamentales ya se conocían desde antes de la emergencia sanitaria. Podría uno decir que aquí el olvido o la desatención del público es menor o casi improbable. El tema se suscitó, al menos en Colonia, porque un candidato dejó de pertenecer a un partido pero contó con la aprobación (anterior) de una Convención y eso no tiene discusiones legales ni electorales. Por lo tanto: el llamado “voto duro” movilizado por “las mesas chicas” nunca dejaron de accionar y tener activa participación en pos del candidato. En todos los casos: uno más conocido que otro, alguno más improvisado que otro, experiencia política más/menos, pero en resumen: oferta había y ya era conocida desde hacía meses pre pandemia.

MUCHA OFERTA MAREA AL CONSUMIDOR

La cantidad extraordinaria de candidatos a Concejales/Alcaldes que hubo en esta oportunidad fue “in extremis”. Hubo tanta oferta, tan variada, tan diversa, tan explosiva que se produjeron 2 fenómenos. El primero: el exceso de oferta marea al consumidor y termina eligiendo el producto que siempre consumió, por más que sea más caro, más grande, más chico, menos práctico. Ya lo probó y con eso le basta. El segundo: la aparición de candidatos desconocidos, “reactivos” y con poco margen de vida.

LOS CANDIDATOS “MENARCA” O DE “PRIMER PERÍODO”

La política (los políticos) ha detectado que en estos últimos años la ciudadanía busca votar “personas”. Sobre todo en lo llamado “tercer nivel de gobierno”. Esto tiene una explicación posible y puede asociarse a la cercanía con ese candidato a alcalde/sa, a concejal/a, porque es “un vecino más”. En algún momento las ciudades/pueblos tuvieron una trilogía por demás interesante que fue: el comisario, el cura y el juez. Hoy ha cambiado este tejido social, pero bien podríamos agregar la figura del alcalde/sa. Un referente, un vecino, alguien que encuentra la sociedad en cualquier lugar: en el súper, en la farmacia o el velatorio de otro vecino. Ante esta elección, muchos grupos sintieron la necesidad de convocar a un vecino conocido o popular para que encabezara la posibilidad de ser elegido. Era la primera vez de ese candidato y para más decir: salieron a buscarlo a poco de 30 días de la elección. Un candidato/a menarca: primera vez y en 28 días. ¿Resultados? La gente vota gente: no vota improvisaciones.

¿DÓNDE VOTO?

El reparto de listas es una tarea que aboca a dirigentes y simpatizantes. Es una tradición de culto. Sin embargo poco se hizo para informar al votante dónde tenía que votar: lugar, circuito, si perdió la credencial, si no la encuentra, dónde buscar información, cómo hacerlo. Desde Uruguay30 dispusimos un servicio sin costo donde los visitantes pudieron enviarnos un Whatsapp. Se instaló mucho antes de esta elección. Se dio, además, un posteo donde se vinculaba al interesado con la web de la Corte Electoral donde el ciudadano podía consultar sus datos de votación. Recibimos cientos de Whatsapp con la pregunta ¿dónde voto? e incluso algún audio consultado qué ómnibus debía tomar para llegar al circuito. Y en el link (posteo) donde fuimos un “puente” con la Corte Electoral, recibimos a razón de 1.920 consultas por día durante 8 días (más de 10.300 en total). La gente sabe lo que tiene que hacer y quizá ya sepa a quién votar: nadie le dice dónde.

¿Y QUIEN GANÓ?

La Ley electoral puede llevar a confusiones pero en realidad, la dirigencia, los actores involucrados en una elección (incluyendo a la prensa que informamos al respecto) deben seriamente plantearse informar claramente cómo se llega a un resultado electoral, en especial, Concejales y Alcaldes. Explicar por qué un alcalde es alcalde y por qué de un partido y no de otro aunque fuese un nombre más votado directamente que otro. Es un horizonte grande: educación social y cívica, se llamó alguna vez.

CAMPAÑAS PASIVAS, ACTIVAS Y AGRESIVAS. CAMPAÑAS BLANCAS, GRISES Y NEGRAS.

Una campaña pasiva es aquella donde un ciudadano que quiere tener vida política, postularse y ser electo, está 5 años en acción. Luego, 6 meses antes de la elección se pone en juego la campaña activa: giras, encuentros, ideas, “mostrarse”. La parte agresiva llegará cuando los medios tradicionales entren en juego (el último tramo). Las campañas blancas son aquéllas donde los candidatos proponen, propagan sus ideas, sus proyectos, con mensaje directo, claro, hacia todo el público, incluido el oponente. Campaña gris es cuando el mensaje es agresivo/de propuesta y, de refilón, le pega al oponente. La campaña negra pega, indiscriminadamente, intenta “voltear” con cualquier arma disponible. Hubo de todo.

CARAVANAS ¿QUIÉN LA TIENE MÁS LARGA?

Alguien me regaló una imagen muy potente. En la antigüedad los ejércitos plantaban su poderío, su presencia y su fuerza mostrando sus ejércitos completos. Marchaban, se ponían sus uniformes, montaban en caballos o iban a pie. Si se quiere, las caravanas políticas tienen algo de eso. Las caravanas no suelen ser para el que justo las ve pasar: son para los que están en ellas, para los que tocan bocina desde sus autos, para que los vean desde la otra caravana (del otro bando) que arranca después.

SEIS DE UNO Y MEDIA DOCENA DEL OTRO

La profesionalización de la política suele ser entendida como mucho marketing, mucha encuesta de intención de voto, manejo confidencial de datos y redes sociales. Es mucho más que eso y debería dejar de subestimarse la utilización de las herramientas que existen para que la política sólo salga del cajón cada 5 años. La sociedad cambia a velocidades que ya no responden a ritmos normales por la simple razón de que “lo normal” ya no existe. Se abre ahora una nueva etapa.

La democracia sigue su camino de fortalecimiento y afianzamiento: desde el ciudadano y para el ciudadano.-

Anailén Nassif Gopar – Consultora Política – CEO Uruguay30

error: Por contenido: contacte al administrador -> + 598 99 708 138
× Comuníquese con nosotros