uruguay30.com

Viera hace balance del 2020: “No me caracterizo por pensar por la negativa, pero…”

ENTREVISTA

Culminando el año, UR30 le propuso a los Representantes del Departamento de Colonia realizar un balance, analizar temas, mirar desde la realidad del 2020 para reflexionar sobre cómo puede ser el año próximo. En todos los casos las preguntas son las mismas, en todos los casos la posibilidad fue explayarse y plantear un nexo con los ciudadanos mediante la comunicación.

El Diputado por el Frente Amplio, Maestro Nicolás Viera, así se manifestó:

¿Cómo fue asumir la diputación y encarar el tratamiento de un presupuesto nacional pero en una pandemia?

El año político comenzó con la instalación de un nuevo gobierno democrático y eso ya es motivo de celebración.

También se instaló un nuevo Parlamento que nos encuentra en la oposición política al gobierno pero pensando en aportar al desarrollo político, económico y social del Uruguay.

Mi fuerza política, el Frente Amplio, tiene grandes desafíos por delante y ser parte de ese camino nos hace pensar en algo positivo porque se trata de construir, de repensar la herramienta de transformación poniendo en un lugar de preponderancia a nuestra gente y sus problemas.

En lo personal, tuve el honor de asumir la Primera Vicepresidencia de la Cámara de Representantes a través de la confianza de todos los partidos políticos. A su vez, hemos podido conformar un sólido grupo de trabajo y consolidar lo que es el Equipo de la Diputación del Frente Amplio de mirada plural y haciendo lugar a todas las iniciativas, reclamos e ideas de los ciudadanos de todo el departamento.

Si nos abstraemos por un momento de la pandemia y sus efectos, el otro aspecto negativo de este 2020 en materia política ha sido la votación y puesta en marcha de las dos grandes leyes del gobierno, las columnas vertebrales de la coalición gobernante; la Ley de Urgente Consideración que desarticula más de 40 políticas públicas, con un claro retroceso en materia de derechos y con reformas importantes en materia de seguridad, por ejemplo, cuyos efectos trascenderá este periodo de gobierno; y la ley madre de todo gobierno que es la Ley de Presupuesto con una característica clara: recorte, “ahorro” en las políticas sociales, aumento impositivo y pocos recursos para materias claves de nuestra sociedad como es la vivienda, educación, salud, entre otras.

Si a los efectos nocivos de la pandemia le sumamos las líneas de ajuste y recorte del gobierno, se genera un escenario sumamente adverso que impactará sobre el bolsillo de los trabajadores, pequeños comerciantes, jubilados y pensionistas; eso ya comenzó pero se agudizará desde el 1° de enero cuando empiece a regir el aumento de impuesto decretado por el gobierno y se le sume una marcada pérdida de salario real, reconocido hasta por el gobierno.

Colonia Departamento atraviesa un año muy sensible en temas laborales y sociales, debido a la pandemia y sus consecuencias: ¿Qué analiza al respecto?

Dejando de lado la pandemia como el principal problema del año, creo que han existido otros aspectos negativos, que lógicamente se agudizan si le sumamos el efecto pandemia. Hay una marcada caída de las fuentes laborales. El trabajo como principal política de distribución del ingreso, es el aspecto más preocupante por la crisis social que supone un aumento sostenido y considerable del desempleo y de los seguros de paro.

En nuestro departamento, particularmente, la situación del sector turístico, la situación de la industria láctea como CALCAR y otras fuentes laborales como el Matadero Rosario. Todas esas y muchas más, fueron y siguen siendo de nuestra preocupación. Aunque en el caso de CALCAR con la esperanza de que se recomponga prontamente, al igual que la situación del Matadero Rosario que ahora aparece un anuncio de reapertura que nos alegra y nos da esperanza porque conocemos de cerca todo el proceso para su reactivación que han hecho los trabajadores.

Si a todo esto le sumamos el sector turístico, que en nuestro departamento es muy fuerte, vemos un escenario sumamente adverso. Hemos estado muy cerca de la Asociación Turística, de los trabajadores y empresarios del turismo en nuestro departamento; incluso nos reunimos con el Presidente de la República por este tema. Como otros tantos, lo hemos trabajado muy bien y juntos los tres diputados, cosa que me parece significativa. Lamentablemente las respuestas obtenidas no han sido las mejores, o mejor dicho, no han sido las suficientes, pero lo seguimos de cerca y permanentemente.

No me caracterizo por pensar por la negativa, pero si el escenario no cambia, difícilmente podamos estar esperanzados en un futuro mejor. A los inevitables efectos adversos de la pandemia, se le suma el ajuste fiscal en marcha, el aumento de tarifas, la inflación, la pérdida de políticas públicas y demás. Todas las medidas del gobierno han puesto la lupa sobre lo fiscal y sobre lo económico y ha pasado a un segundo plano todo lo demás. Eso preocupa naturalmente pero es parte de una forma de gestionar el Estado que no comparto.

Asumió el Intendente Carlos Moreira y se espera que el presupuesto municipal llegue a la Junta para ser tratado ¿Qué cuestiones considera que deben ser prioridad para los colonienses?

Colonia es un país en pequeño, con todas sus potencialidades y sus cuestiones a mejorar. Por lo que creo que son muchos los temas a tener en cuenta, por tanto deberían priorizar algunas áreas importantes.

En materia de obras, creo necesario pensar sí en las <mega obras> que pretende desarrollar el Intendente Carlos Moreira como bien puede ser la terminación de la Plaza de Toros o la Avenida Batlle y Ordóñez de Nueva Helvecia. Lógicamente que me parecen obras interesantes pero eso nunca puede ir en desmedro de otras obras necesarias. En todo el departamento hay barrios que se inundan, hay una cantidad de cuadras sin asfaltar, sin cordón cuneta, sin espacios públicos limpios y prolijos. Esos aspectos, que tienen que ver con las obras en el barrio, en los pueblos chicos, tienen que tener prioridad. No digo que debe sustituirse una obra por otra, digo que debe buscarse la realización de ambas.

Por otra parte, me parece importante que la Intendencia, trabajando en conjunto con los Municipio, encare de una vez por todas, las grandes obras de infraestructuras que hacen al ordenamiento de las ciudades, como bien pueden ser el trazado del tránsito pesado – con dificultad en la gran mayoría de las ciudades -, las terminales de ómnibus donde se necesiten, los espacios públicos, los centros de recreación y deporte, y la infraestructura cultural.

Además, el accionar del Gobierno Departamental, desde la iluminación, las calles y la basura, hasta lo referido a la producción debe tener una línea de acción y es que debe ser amigable con el ambiente, los cursos de agua y el cuidado de la naturaleza.

Todo esto no es posible si no se sigue profundizando el trabajo de generar los planes de ordenamiento territorial locales que en definitiva le dan la armonía necesaria a todo lo que queramos hacer sobre el territorio.

Imagine que un coloniense se encuentra con Ud. y le dice ´en 2020 perdí el trabajo, tuve problemas de salud, mis hijos no pudieron concretar sus planes de estudio’ ¿Qué le diría?

Lo primero que le diría es que lo entiendo, comprendo la situación, y lamentablemente eso es lo que le pasó a muchas familias uruguayas.

No ha sido fácil. El 2020 es un año para el olvido en todos los sentidos. Puede suceder que a algunos, de modo personal, les haya ido bien, pero lo cierto es que como comunidad ha sido espantoso.

Igualmente creo que se pudo hacer más. En muchos de los casos no se hizo todo lo suficiente, el gobierno se quedó con lo que el Estado ya tenía – el sólido sistema de salud, el plan ceibal, la conectividad de ANTEL, las prestaciones del MIDES – pero no innovó, no profundizó esas buenas políticas pública, por lo que no alcanzó.

Nosotros presentamos la necesidad de que se generara un subsidio económico de emergencia para aquellos hogares que los necesitan, pensando que eso puede ayudar a sobrellevar el golpe económico del hogar pero además dar un dinamismo a las economías locales que tanto lo necesitan.

No pongo mala fe en esto, seguramente no fuimos interpretados, o quizás sí, pero quienes debían resolver entendieron que no era el camino.

En fin, lo cierto es que el desafío es revertir, entre todos, el escenario para que el impacto de la pandemia sea la menor posible.

Para finalizar ¿Desea agregar algo en particular o una reflexión?

Sí, aprovecho esta última pregunta para decir que en lo personal, pero más que nada en lo político, la muerte de Tabaré Vázquez también fue parte de los aspectos negativos del 2020. Tabaré fue, para muchas generaciones, el faro de luz y guía para los sueños que se fueron haciendo realidad. Por eso, su muerte nos deja un vacío enorme y la tarea de seguir avanzando en la acumulación política en la búsqueda de nuevas herramientas como pueblo.

Además, por aquello de que toda historia también tiene una cara linda, la llegada de un nuevo año supone una actitud esperanzadora sobre el porvenir. Ojalá podamos, como humanidad, superar la pandemia que nos somete.

Como país, espero que el próximo año nos traiga lo que no tuvimos en este. Profundizar en políticas sociales que dejen de evaluar lo económico por sobre lo humano, necesitamos construir una matriz social con una fuerte participación del Estado que le permita a la gente acceder a un trabajo seguro y digno, que podamos multiplicar el acceso a la vivienda.

Al Uruguay volviendo a la normalidad, ¡si es que podemos hablar de normalidad! lo veo profundizando sus políticas de salud y educación.

Ojalá el gobierno nacional tenga la voluntad política, que no ha tenido hasta el momento, de incluir a la oposición para construir políticas públicas sólidas que pluralice las voces de todos los actores, por ejemplo creando un ámbito de diálogo multipartidario como lo hizo Tabaré Vázquez en materia de seguridad pública.

En nuestro departamento, tenemos que ser capaces de construir un espacio de intercambio para pensar juntos, todos los actores políticos y sociales de Colonia, hacia dónde van nuestras comunidades en materia de trabajo y empleo.

Hay que seguir pensando en construir un departamento más allá de las banderas partidarias y dejando de lado los límites que nos imponen los dogmas y las estigmatizaciones.

En lo que refiere al Frente Amplio, el año 2021 prevé un Congreso Ordinario, la elección de nuevas autoridades a nivel nacional y a nivel departamental, lo que supone la posibilidad de reordenar el trabajo y los objetivos colectivos de una fuerza política que el próximo febrero cumplirá 50 años.

Respecto a nuestro trabajo en la Diputación, espero poder seguir profundizando los vínculos con las comunidades del departamento, con autoridades, organizaciones sociales, culturales y sindicales, siendo dinamizador de los planteos pero por sobre todo, un motorcito de trabajo que incentive el desarrollo político y social del departamento.

error: Por contenido: contacte al administrador -> + 598 99 708 138
× Comuníquese con nosotros