uruguay30.com

Cosita loca llamada “deuda”

OPINION

Por Anailén Nassif Gopar

El Next Generation EU (NGEU) es el fondo masivo de recuperación de la Unión Europea (UE) de 750 mil millones de Euros que fuera acordado el 21 de julio de 2020 por el Consejo Europeo.

Fueron cuatro días de negociación. Lo que se buscó fue apoyar a los Estados miembros de la Unión golpeados por la pandemia de COVID-19. El fondo NGEU se extiende a los años 2021–2023 y está ligado al presupuesto de la UE de 2021-2027. Esto se enmarca en el marco financiero plurianual de la Unión Europea que es un plan de gasto plurianual que transforma en términos financieros las prioridades de la UE y limita el gasto de la Unión durante un período determinado.

El acuerdo NGEU es algo sin precedentes en la historia de la UE, ya que la misma emitirá vínculos o bonos soberanos europeos para asignar subvenciones y préstamos a sus Estados miembros, pagándolos mediante la generación de recursos propios, a través de los impuestos directos, lo que se considera el primer paso hacia una integración fiscal en Europa.

Más del 50 % del importe apoyará la modernización, por ejemplo, mediante: investigación e innovación, a través de Horizonte Europa, transiciones climática y digital justas, a través del Fondo de Transición Justa y el programa Europa Digital, preparación, recuperación y resiliencia, a través del Fondo de Recuperación y Resiliencia, rescEU y un nuevo programa de salud, EU4Health.

Además, el paquete presta atención a: la modernización de políticas tradicionales, como la de cohesión y la política agrícola común, para que contribuyan al máximo a las prioridades de la Unión; lucha contra el cambio climático, con el 30 % de los fondos de la UE, el mayor porcentaje en la historia del presupuesto europeo y protección de la biodiversidad e igualdad de género.

“Lo que esperan los ciudadanos de nosotros son resultados concretos, trabajo, prosperidad”

Antonio Costa – Primer ministro portugués

El pasado 18 de febrero se publicó el Reglamento que aprueba y regula el Mecanismo de Recuperación y Resilencia (MRR) para la gestión y asignación de fondos. A menos que cambie la normativa, las ayudas sujetas al MRR se deberán conceder según la normativa de Ayudas de Estado.

CALENDARIO:

  • Hasta 30/04: los países presentan los planes nacionales
  • En el plazo de 2 meses: La CE evalúa esos planes
  • En el plazo de 1 mes: el Consejo aprueba los planes
  • En el plazo de 2 meses: La CE paga el 13% del total de la ayuda por adelantado para iniciar la recuperación.

Entonces, la mirada no deja de buscar alguna respuesta parecida, similar, instrumentable o instrumentada en esta parte del globo. No hay.

Hace unos días, la Ministra de Economía y Finanzas de Uruguay, Azucena Arbeleche dijo que “Este año y con estos fuertes apoyos que estamos dando con el Fondo Coronavirus, casi que sin duda tendremos que aplicar esa cláusula de excepcionalidad”.

El fondo se financia desde Rentas Generales, y si bien se mantiene la idea de esperar de ella un ahorro significativo, “el resultado (económico) del gobierno también tiene que tener una mejora” A pesar del ahorro que ha hecho el mismo Estado para afrontar los enormes costos de la pandemia no eximiría a Uruguay de la necesidad de contraer deuda. Esto quiere decir que se han venido utilizando fondos que el Estado, no se ha pedido nada ni se ha llegado a extremos de contraer obligaciones.

Europa, en plena pandemia, el 2020, ya estaba planteando e imaginado lo que el futuro le habría de presentar. Hoy (ya el futuro) están en plena ejecución. A diferencia de una américa latina que apaga incendios, Europa parece un arquitecto en plena acción con los albañiles.

Muchas veces el desarrollo empieza en la cabeza.

Anailén Nassif Gopar – Consultora Política – CEO
error: Por contenido: contacte al administrador -> + 598 99 708 138
× Comuníquese con nosotros