uruguay30.com

Partido Comunista apoya candidatura de Pereira

los temas

El Comité Central del Partido Comunista del Uruguay en su sesión denominada “104 aniversario de Gerardo Cuesta”, analizó la situación nacional y adoptó la siguiente declaración política:

  1. Nuestro país y nuestro pueblo sufren las consecuencias de la restauración conservadora y su ajuste neoliberal, impulsados, desde el gobierno, por la coalición de derecha. El Índice Medio de Salarios muestra que estos han caído un 4,33% desde que Lacalle Pou asumió la presidencia. Esto ya ha repercutido en una pérdida del poder adquisitivo de jubilaciones y pensiones, que ajustan por el IMS. Hay 100 mil pobres más, decenas de miles de uruguayas y uruguayos siguen desempleados, decenas de miles enfrentan el hambre en las ollas populares. Pero en esta crisis también hay ganadores: las exportaciones han crecido y varios sectores agropecuarios ya superaron los valores prepandemia. El compromiso con los intereses de los sectores del poder, los “malla de oro”, del gobierno encabezado por Luis Lacalle Pou, ha tenido estos resultados y ha llevado a que Uruguay sea hoy menos libre y más desigual. Quizás la imagen más expresiva de esto haya sido la del presidente Lacalle Pou festejando que “ahorró” 600 millones de dólares en medio de una crisis sanitaria, económica y social.
  2. En el periodo transcurrido desde la última reunión del Comité Central la restauración conservadora y su impacto se han manifestado, con especial claridad, en algunos hechos. La aplicación de la Ley de Urgente Consideración (LUC), uno de los instrumentos principales de la restauración, ha mostrado su impacto negativo en todas las esferas, pero muy especialmente en el desastre de los combustibles, con dos aumentos en un mes y con precios por encima de la inflación y, obviamente, de los salarios. El ajuste neoliberal se ha expresado crudamente en la Rendición de Cuentas, que no cuenta con un plan económico y social de salida de la pandemia y para enfrentar la crisis, que recorta recursos en educación, en salud, en vivienda y políticas sociales, que avanza aún más que la LUC en el desmantelamiento del Instituto Nacional de Colonización y contiene un nuevo ataque contra ANTEL. En las pautas de rebaja para los trabajadores públicos y privados para la Ronda de Consejos de Salarios. También ha sido demostrativo del proyecto de país concentrador y entreguista que impulsa el gobierno de derecha, los continuos ataques a ANCAP en sus intentos privatizadores y la vergonzosa entrega de la Terminal de Contenedores del Puerto de Montevideo por 60 años en monopolio a la empresa trasnacional belga Katoen Natie.
  3. Este período también ha mostrado la respuesta en iniciativa política y lucha del movimiento popular, en todos los ámbitos de la realidad nacional. La interpelación y la moción de censura al ministro Luis Alberto Heber en el Senado por la entrega del puerto a Katoen Natie, al igual que la discusión en Diputados de la Rendición de Cuentas, han mostrado al Frente Amplio y sus bancadas, denunciando y enfrentando a la derecha y al gobierno, defendiendo la soberanía nacional y la perspectiva popular. El sostenimiento de decenas de ollas populares en todo el país para enfrentar, desde la solidaridad organizada, el hambre. El 14 de Agosto, con el movimiento estudiantil movilizado en defensa de la Enseñanza Pública. Los conflictos sindicales, la marcha de las y los trabajadores de ALUR a Montevideo, de los gremios portuarios y marítimos, de la Coordinadora de Sindicatos de ANCAP, del SUNCA en peajes y en UPM, la enorme asamblea de la UNTMRA preparando los Consejos de Salarios. A esto se suma la enorme movilización política del Día del Comité de Base, este 25 de Agosto.
  4. Reiteramos que la respuesta del movimiento popular debe llegar a niveles superiores, de unidad, organización, movilización y perspectiva. En ese camino reviste especial significación el paro general convocado por el PIT-CNT para el 15 de setiembre. Comprometemos nuestro esfuerzo para lograr una gran movilización de todo el pueblo uruguayo, en todo el país.
  5. Reafirmamos la definición de que, en medio de este escenario marcado por la ofensiva restauradora de la derecha y la respuesta de lucha del movimiento popular, el principal hecho político, el que impacta sobre la globalidad de la situación: es la obtención de las 800 mil firmas para habilitar un referéndum y buscar la derogación de 135 artículos de la LUC. La construcción de una campaña de enorme amplitud, la organización del diálogo directo con nuestro pueblo en todo el país y el triunfo en el referéndum es, para nosotros, el objetivo político central de esta etapa.
  6. En el camino, además de la cotidiana lucha en defensa de las reivindicaciones populares, de las acciones de los gobiernos departamentales y nacionales del Frente Amplio, del debate y la lucha parlamentaria, tenemos los desafíos de las elecciones universitarias, de los representantes sociales en el directorio del BPS, de los representantes docentes en el Consejo Directivo Central, el Congreso del PIT-CNT, el Congreso y las elecciones internas del Frente Amplio, los Congresos de la UJC y el PCU. Concebimos todas estas instancias como momentos de avance para contribuir en la profundización de la democracia a favor del pueblo.
  7. Las y los comunistas asumimos nuestra responsabilidad con toda la perspectiva de esta etapa de acumulación de fuerzas, con la necesidad de construir unidad en todas las herramientas del bloque político y social de los cambios, y desde allí buscamos contribuir a uno de los desafíos políticos planteados: la conformación de una nueva dirección del Frente Amplio. Apoyamos el acuerdo político logrado en el Plenario Nacional de este sábado 4 de setiembre. Sostuvimos públicamente y reiteramos que no se trata, solamente, de elegir a una compañera o un compañero en la Presidencia. Se trata, esencialmente, de construir una dirección colectiva, que encabece el esfuerzo político de colocar al Frente Amplio a la altura del desafío que tiene planteado: ser la expresión política de las luchas de nuestro pueblo, enfrentar la ofensiva conservadora y construir una síntesis política y social superadora. Buscamos salidas colectivas, con el mayor consenso posible, tanto de partidos y sectores, como del movimiento, de los Comité de Base y la militancia frenteamplista, protagonista central de la recolección de firmas y del 25 de agosto, por citar solamente los últimos dos grandes hitos.

Creemos que para todo eso y en esta etapa, la mejor candidatura a la presidencia del Frente Amplio, para construir esa síntesis política y social nueva de toda nuestra sociedad, apostando a una conducción colectiva de nuestra fuerza política, la que viene recogiendo amplios apoyos, es la del compañero Fernando Pereira.
En cualquier caso, quien resulte electo por el pueblo frenteamplista el 5 de diciembre, nos encontrará militando por las causas populares y aportando en la tarea diaria de avanzar hacia los objetivos propuestos y profundizar la democracia.”

error: Por contenido: contacte al administrador -> + 598 99 708 138
× Comuníquese con nosotros