uruguay30.com

Entrevista a Giovanni Geymonat: voces de renovación en la arena política

Renovación Colorada Lista 186

Giovanni Geymonat Artús tiene 29 años. Es uno de los jóvenes que integra la Lista 186 Renovación Colorada para estas elecciones juveniles del Partido Colorado.

Emprendedor en la industria de la construcción, con una trayectoria política de más de una década, analiza la realidad y mira, con visión abierta y creativa, la actividad política, las ideas, los proyectos, las inquietudes de un mundo en constante cambio. 

¿Por qué te interesa la política y por qué actúas activamente en ella?

La política y la vida nacional avanzan diariamente hacia el futuro. El hecho es que sería preciso pensar que los jóvenes de hoy, somos quienes tenemos el deber de forjar las decisiones del mañana.    

Entre tantos de los pensamientos que en particular se atraviesan por mi cabeza, trato de detenerme realmente en el punto, punto por el cual me quiero acercar y pensar sobre el espacio que ocupan los jóvenes en la política, también a veces del que no ocupan. Del sitio que ocupan los mayores en la política, y del espacio en el que convergen los grandes y los jóvenes en la política. E incluso hasta del lugar mismo que ocupa la política en la vida de las personas, del ciudadano y de la importancia que se manifiesta en cuanto a este tema. Intento visualizar cómo se desarrolla esto en la realidad, cómo se desarrollan cada una de las personas y por qué no en la cotidianidad. Lo sé, son cuestiones muy complejas quizás para explayarse tan escuetamente en el medio escrito. Pero con lograr que parte de los lectores reflexionen sobre algunos puntos en concreto por tan sólo un instante, estaría logrando algunos de los objetivos que me he planteado en esta materia como persona. Observo, analizo, y pregunto, me pregunto; converso con diversas personas en el transcurso de los días; me tomo ese tiempo. El interior de nuestro país nos regala eso; ese tan importante, tiempo, casi como que se pudiese percibir que en el interior el tiempo transcurre de manera más calma. Nos tomamos ese tiempo para charlar, para debatir sobre tal o cual tema que nos aqueja. Y en esos fortuitos encuentros, en esas charlas perdidas con una persona y con otra, he de encontrar cuestiones que preocupan, situaciones que se presentan a diario. Me gusta el hecho de encontrarme personas con opiniones adversas, y poder charlar de las cosas, característico de personas educadas. Me encanta, porque me encuentro con extraordinarias capacidades, con ideas, con potenciales para realizar cambios realmente muy importantes en nuestras comunidades. Hay personas por ahí con intelectos realmente brillantes. Pero, por otra parte, como todo en la vida, viene también de la mano, lo no tan bueno, en este observar intuyo poco ímpetu de hacer las ideas realidad, me preocupa el poco acercamiento que los jóvenes tienen con la política, que no se hagan lugar, me causa pavor que las personas pierdan su capacidad de crear. Que no suenen y resuenen las voces, voces nuevas, que se encuentren en parte un poco descreídas de la participación en política, por los hechos, por la realidad en sí misma, que es en donde se considera que se tienen que tratar muchos temas.                                                              

Desde una mirada joven ¿Cómo analizas la realidad?

En la tranquilidad de mi hogar me tomo el tiempo para procesar toda esa información, para discutir con la almohada y con personas cercanas y no tanto, acerca de las problemáticas que aquejan a los jóvenes y a la sociedad. Dónde se presentan muchas; cuestiones trascendentales para lo que es el verdadero patrimonio de nuestro país, los ciudadanos. Y llego a una sola conclusión antes de pasar a describir las problemáticas que nos aquejan. Queda MUCHO por ser como nación y por hacer como ciudadanos, al menos si queremos seguir caminando hacia el futuro y ser un país mejor. Nunca hay que darse por satisfechos. Muchas de las manifestaciones afectan a la salud propiamente dicha, lo más importante, es claro, lo es todo y sin ésta no tenemos nada, se percibe que no se le da el enfoque justo, y algunos de los temas más mencionados es el área de salud mental; estrés, depresión, que desencadena en un tema ya casi tabú en la sociedad, como es el caso del suicidio (problemática cercana en estos tiempos). Que a su vez quiero que se entienda bien, ya que por el contrario de lo que se puede llegar a pensar, no es mi voluntad ser crítico, no quiero siquiera criticar a los profesionales que bastante tarea tienen. Sino más bien como expresé anteriormente, invitar a la reflexión y a buscar soluciones y hasta ponerme a disposición de la población políticamente hablando para buscar soluciones más ligadas a los tiempos que vivimos. Sucede también en otras áreas, en materia oncológica sin ir más lejos. Donde hay que ser claro, preciso y contundente; en esta área es donde más se nota que la salud se clasifica, lamentablemente y aunque suene una brutalidad, quiero hacer saber cómo lo siento. En nuestro país hay salud para bolsillos pudientes, y no pudientes. Más aun oncológicamente hablando, donde las personas por sobrevivir, empeñan hasta la casa. Llámese por intentar acceder a fármacos de alto costo, como por la aplicación de tratamientos que no llegan nunca al interior. Solo seré preciso en algunas enfermedades, pero a sabiendas que todas las enfermedades tienen sus bemoles. Es aquí cuando notamos la agilidad en la que se debería mover la salud en su conjunto, eso en lo que tantos nos embanderamos los uruguayos y funciona MAL (no siendo esto un problema de ahora) NADA es más preciado que la vida, y a diario nos encontramos con fallas en las formas de proceder, y no seguramente por sus funcionarios, sino por la propia burocracia, lo que debería haber desaparecido ya. No siendo visto éste desde el punto profesional, ni clínico, como mencioné anteriormente ni con ánimos de herir susceptibilidades, ni enfocarnos en pequeñeces de ésta índole, sino más bien desde el de ciudadano de a pie, que es sin dudas el más importante. 

Muchas veces se plantea que los jóvenes buscan oportunidades, desarrollo en lo laboral y no encuentran oportunidades. ¿Qué piensas al respecto?

Un tema que realmente aqueja es la falta de oportunidad laboral, quizás uno de los temas más mencionados entre los jóvenes que traslada a lo que mencionaba anteriormente, enfermedades en materia de salud mental y desanimo. La imposibilidad de poder realizar estudios terciarios y/o profesionales por falta de recursos y no de las instituciones del estado, porque más dinero en la educación no es más educación, cuando se hace muy difícil subsistir en el propio hogar, la matriz del problema pasa en cuanto a las economías de los hogares, o asimismo la falta de trabajo de acuerdo a sus formaciones profesionales u oficios. En el Uruguay existen profesionales, licenciados y técnicos recibidos que no ejercen sus profesiones porque no tienen dónde ejercerla, o no tienen cómo. E imaginemos lo dificultoso que resulta el acceso a la vivienda, cuando no hay rubros consistentes para ello, es un tema sumamente dificultoso, y es a los jóvenes a los que les resulta más difícil. Tal como es el caso emprender un nuevo proyecto, montar un negocio propio, y que ese negocio o emprendimiento prospere, sea redituable. Generar riqueza no es malo, siempre y cuando se logre entender que los seres humanos necesitan de cuestiones elementales para vivir, si es que lo hablamos seriamente. Es entendible que esta pandemia, que nadie podía avizorar, que la veíamos lejos, ha dejado secuelas en distintas áreas, y quizás muchas de éstas que menciono, pueden ser a causa de. Pero lo cierto, es que somos nosotros los jóvenes, quienes tenemos el deber de forjar soluciones para superar estas problemáticas. Unir fuerzas, ideas, unir inteligencias. Las discusiones ideológicas y los embanderamientos ya pasaron a ser banales. Hasta me animo a decir y hacerme cargo de considerarles retrógradas. El mundo sigue girando, avanza y en materia política se siguen discutiendo pequeñeces. 

¿Te preocupa cuando la gente dice que se perdieron los valores éticos, morales, en la sociedad?

Me he encontrado con personas decepcionadas, que manifiestan la falta de valores, de compromiso, de palabra. Y esto no es una cuestión político-partidaria, es una cuestión de Estado, es una cuestión cultural y de sociedad, de educación, y eso sí es un problema verdaderamente grave, proyectándose a futuro tenemos que poder encontrar la forma de poder mejorar todos estos aspectos, y cuando me refiero a un tema de Estado, me refiero claramente a no buscar quien, o quiénes son los culpables. Sino a cuál va o tiene que ser la solución a estos temas realmente preocupantes.

¿Qué es la política para ti en relación a la juventud y al país?

Miren, cuando pienso en política, me rehúso a la idea de quedarme con una opinión sobre lo que la política significa, porque para mí la política lo es todo, está en todo. ¿Por qué me rehúso a identificarme con una sola definición? No lo sé concretamente, tampoco me importa. Quizás pasa por querer avocarme a lo que yo entiendo por lo que es para mí la política, lo que entiendo que es la política para los jóvenes. Y la verdad es sencillísimo, la política es lisa y llanamente la mejor forma de lograr el bienestar de todos. Una vez una persona muy cercana, pero muy lejana al mismo tiempo, me dijo que la política es el arte de hacerlo todo posible. Y lo cierto es que da vueltas en mi cabeza desde aquel entonces esa “definición”, esa expresión. Entonces. Si la política es un arte. Quizás los actores debamos ponerle de nuestro intelecto para hacerla mejor aún. Eso es la política para mí, quizás. No veo, ni persigo intereses personales, no llegué a la política por un puesto, y contemplo que en algunos casos si, la política debe configurar ser la herramienta para lograr encontrarle la solución a los temas que se presentan. Encontrando como objetivo ser útiles. Aunque suene extraño, tiempo después que comencé a incursionar en política, he sentido como una especie de un llamado, enmarcado en un compromiso por intentar dejar mi huella en ese camino que va hacia el futuro, a mi paso y con la impronta personal que me identifica, que me caracteriza, tratando de hacer del mundo un lugar mejor, no sólo para mí, sino para todos. Un amigo, muy preparado, muy inteligente, con quien charlamos mucho, sobre diversos temas; me dijo un día que siempre había que probar con un proyecto de forma micro, para poder transformarlo en macro, y que la pérdida no sea tan grande, es decir, comenzar por algo pequeño para poder llegar a algo grande. Y es a eso a lo que quiero invitar a apuntar. A unir fuerzas entre los jóvenes para apuntar a preparar personas para que nos representen en el panorama político nacional y departamental, aunque el proyecto o los proyectos políticos sean pequeños. 

¿Tu experiencia política cómo crees que puede ayudar a los jóvenes, a sus inquietudes, a sus problemáticas?

Se puede considerar pertinente, contar acerca de la participación que he tenido, y en instancias posteriores que hemos tenido con algunos de los compañeros que formamos parte de esta red de jóvenes, los cuales tendrán su lugar para hacerlo, en su efecto para animar a otras personas a integrarse, a pensar.   

He de poder percibir esto trasladándome a algunos años atrás cuando participé por primera vez de un acto eleccionario, de la primera elección de jóvenes que se hizo luego de la reforma de la Carta Orgánica del Partido, lo que puedo catalogar hoy como un excelente proceso de aprendizaje. Tendría unos catorce o quince años cuando me acerque por primera vez, hacía poco tiempo se había logrado la reforma de la Carta Orgánica del Partido Colorado, lo que conllevaría a representar al primer partido político en nuestra nación en brindar la participación con voz y voto de los jóvenes dentro de los Órganos Deliberativos partidarios. Ahí comencé activamente la militancia, año 2007 o 2008. Desentendido por completo de la actividad, y con una concepción de la misma muy distinta me, encontré determinantemente bajo el compromiso de intentar participar, producto de la enfermedad de uno de mis seres más queridos, mi abuelo, y a su pedido expreso, pero también fruto de una promesa con él, decidí acercarme para tratar de aportar en ello mi concepción sobre las cuestiones que consideré siempre pertinentes, importantes, pero con mis propias convicciones e inamovibles. Luego de analizar las perspectivas de cada uno de los partidos políticos de nuestro país, de sus visiones, de investigar la historia nacional, decidí involucrarme en el Partido Colorado deslumbrado por su rica historia, pero deslumbrado por una figura, muy cercana y de quien siempre intenté aprender atentamente, decidí acercarme junto con un amigo. A ciencia cierta fue mi abuelo quien vio en mi persona cualidades para instarme a participar en política y aún un poco reacio, comencé. Con el transcurso de los años, le agradezco, fue una de las mejores decisiones que tomé, y es lo que verdaderamente siento de corazón que sé y puedo hacer. Hoy, luego de ya quince años de activa militancia puedo manifestar que mi visión de la política ha cambiado, que mi voluntad por hacer de la política un arte mejor es inquebrantable y que mis convicciones sobre tratar de avanzar hacia el futuro se encuentran cada día más fuerte. Estoy seguro que se necesita renovar la política en su conjunto, y que a su vez es necesario trabajar en equipo, con las personas que han formado parte de la historia, pero es imprescindible dar lugar para que nuevas personas, tengan la oportunidad de hacer nuevos proyectos políticos, y que hagan política todos que consideren pertinente mejorar lo que sea necesario. En estas letras no quiero solamente expresar mis experiencias en materia política, mi aprendizaje, sino también de la dicha que he tenido de conocer realidades muy distintas a las que la vida me ha presentado, a las personas que he tenido la oportunidad de conocer; y es por eso que tengo ánimos de poder invitar a quien se presente delante de esta sencilla expresión escrita a reflexionar acerca de lo que representa para algunos jóvenes la actividad política. 

¿Cuáles son tus expectativas en esta etapa de tu vida política?

Me gustaría poder adquirir la tarea de encontrar ese punto de inflexión necesario donde separamos los pensamientos, lo ideológico, el apego a lo partidario y unimos fuerzas todos los que nos interesamos por la política, por los objetivos centrales que nos ayuden a no estancarnos en el pasado, y que nuestro presente sea la catapulta para nuestro futuro. Es sin más eso que esbozo desde hace años en mi cabeza, ese sueño. 

La reflexión, el trabajo en conjunto, la unión, las soluciones y los acuerdos, y por lo cual me encuentro aquí, en política, es lo realmente importante para mí, el porvenir de nuestro país.-

error: Por contenido: contacte al administrador -> + 598 99 708 138
× Comuníquese con nosotros